Judiciales y Policiales
Regenteaban un local nocturno

Juzgan a un matrimonio que explotaba sexualmente a mujeres en Virasoro

El local fue allanado en el marco de un operativo en el que se inspeccionaron tres inmuebles.

El Tribunal Oral Federal de Corrientes enjuicia desde este martes 9 de octubre a un matrimonio responsable del prostíbulo Mamy Lu que funcionaba a las afueras de la localidad de Virasoro, donde explotaban sexualmente a “un número no determinado de víctimas” que habían sido llevadas a ese lugar engañadas.

En el banquillo estarán Lurdes Marli Gularte y su pareja, Néstor Matías De Simón, quienes fueron detenidos en octubre de 2015 tras una investigación desarrollada por los fiscales federales Fabián Martínez, de Paso de los Libres, con la colaboración de Marcelo Colombo y Alejandra Mángano, de la procuraduría especializada Protex.

El caso fue elevado a instancia de debate por la jueza federal de Paso de los Libres, Cristina Pozzer Penzo, y comprende el rescate realizado en octubre de 2015 de al menos dos víctimas de trata que eran explotadas sexualmente en un prostíbulo llamado Mami Lu, ubicado en la ruta nacional 14, a la altura de la ciudad de Virasoro.

La jueza había ordenado ese día tres allanamentos simultáneos en la localidad en el local nocturno y dos viviendas donde los tratistas tenían cautivas a las víctimas.

Esta causa había iniciado en 2015 por una denuncia anónima formulada por la línea 145 del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la cual da cuenta que una persona femenina fue víctima del delito de trata.

Esta persona había sido traída desde Misiones con la promesa de trabajar en una casa de familia. Pero cuando llegó le quitaron sus documentos y la encerraron en una casa del centro de la localidad.

Según la víctima en ese lugar nocturno en la Ciudad de Virasoro se estarían alojando a mujeres bajo engaño y que luego serían explotadas sexualmente bajo condiciones de abuso y privación de la libertad.

La denuncia fue girada por el Ministerio de Seguridad a la Unidad de Procedimientos Judiciales de Gendarmería Nacional de Paso de los Libres, la cual pone en conocimiento al Juzgado Federal de Paso de los Libres, delegándose la investigación al Ministerio Público Fiscal.

La Gendarmería Nacional Argentina, desarrolló entonces tareas investigativas con tareas de inteligencia e intervenciones telefónicas y así se pudo determinar que en el local investigado existe oferta sexual de mujeres, que las mismas ejercen la prostitución, bajo la dirección y mando de quienes estarían a cargo del negocio, y se beneficiarían de la actividad.

Por otra parte, los sindicados por el Ministerio Público Fiscal no registran otras actividades licitas y mantienen contactos entre ellos en forma organizada, vigilando toda injerencia extraña en dichos locales, lo cual hace presumir sobre su actividad ilegal.

En octubre de ese año se allanó la whiskería Mamy Lu, ubicada en Ruta Nacional Nº 14 a 3 kilómetros del centro de Virasoro

Cuando los gendarmes entraron hallaron que en el salón principal se encontraba con luces tenues encendidas y dos mujeres debidamente identificadas.

Detrás de una barra estaba un hombre quién dijo ser encargado del lugar y en un depósito contiguo estaba otra mujer, quien dijo ser la encargada del lugar.

Al momento del procedimiento se encontraba sin clientes ya que el salón principal; la habitación depósito; los tres baños, y las tres habitaciones acondicionadas con muebles de cama y cuatro sin habilitar estaban sin ocupantes. En un galpón y un baño, se hallaron diversos elementos de uso íntimo.

Las presuntas víctimas de Trata fueron entrevistadas individualmente por personal calificado del Ministerio de Justicia y relataron los hechos aberrantes a las que eran sometidas.

Los procesados llegarán a juicio oral por ser supuestos autores de la comisión del delito de Trata de Personas mayores de 18 años, bajo la modalidad de acogimiento con fines de explotación sexual, agravado por haber hecho abuso de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, por haber sido más de tres víctimas y por haber logrado consumar tales explotaciones de las víctimas; ello en concurso ideal con el delito de explotación económica de la prostitución ajena reiterado, agravado por el abuso de una situación de vulnerabilidad de la víctima; y en concurso ideal con el delito de sostenimiento, administración y regenteo de una casa de tolerancia.

Lectores: 192