Judiciales y Policiales
Tras rescatar a 10 mujeres de una whiskería

Juicio por trata de personas

Para los fiscales, la acusada Se aprovechó de la situación de vulnerabilidad, en la cual se encontraban las víctimas para lograr un rédito económico con ellas.

El Tribunal Oral Federal de Corrientes empezó a juzgar desde este martes a una mujer acusada del delito de trata de personas por haber regenteado una whiskería en Virasoro de donde rescataron más de diez mujeres que eran explotadas sexualmente. El juicio estará presidido por el magistrado Víctor Alonso, secundado por Fermín Ceroleni y Lucrecia Rojas. El Ministerio Público estará representado por Carlos Schaefer. 

La mujer está acusada de un caso que se inició en noviembre de 2012, y la tiene como única imputada por estar considerada como quien hizo posible el sostenimiento, administración y regenteo de otro prostíbulo denominado “Whiskería El Trébol”, ubicada en la Avenida Libertador San Martín y calle Islas Malvinas de la localidad correntina de Virasoro, donde habría explotado sexualmente a doce mujeres en situación de vulnerabilidad al menos entre el 6 de noviembre de 2012 y el 17 de octubre de 2015. 

Algunas de las víctimas, en su mayoría oriundas de la provincia de Misiones y una de ellas de la república de Paraguay, declararon que vivían en el prostíbulo en compañía de otras mujeres y que ellas se encargaban de preparar, comprar su comida y de la adquisición de artículos de higiene personal. 

Según la acusación, las víctimas debían hacerse cargo de los gastos de la Libreta Sanitaria, la cual era firmada por una médica ginecóloga.  Lo que se le endilga a la imputada es haber recibido a las víctimas y arreglar con ellas la condición en que estarían dentro del prostíbulo. 

Según la acusación, “las mujeres señalaron que el primer contacto una vez arribadas al lugar era con una mujer apodada Triny (la imputada)”. 

Sostienen que “era ella quien les indicó la modalidad de funcionamiento del lugar, así como las condiciones en las que se encontrarían dentro del mismo, haciendo mención a los valores de retención de copas y pases”. Además agregaron los investigadores, que “el acogimiento era permanente, se prolongó en el tiempo”. 

Para los fiscales, la acusada “se aprovechó de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, de su escaso nivel social y cultural, su bajo nivel de instrucción, y la necesidad económica que padecían muchas de ellas, las cuales ante dicha necesidad tenían una libertad de elección acotada”. 

A su vez, “de los relatos de las víctimas, se detecta un estado de vulnerabilidad preexistente  a su arribo a la ciudad, ya que estaban en situación económica precaria y pesaba en la mayoría sobre ellas la existencia de familiares a cargo”. 

En la acusación consta también que “la vulnerabilidad que presentaban las mujeres halladas en el local, y a las malas condiciones de habitabilidad de los espacios que ocupaban las mismas, sino también los riesgos y consecuencias que implicaron los pases, para la salud y seguridad de las víctimas”. El debate continuará hasta el viernes, fecha en que se daría el veredicto.

Lectores: 348