Interior
Hacinamiento en las cárceles

Denuncian deplorable estado de una alcaidía en Paso de los Libres

Durante todo el año se advirtieron falencias en la unidad penal de Paso de los Libres.

Un integrante de la Comisión de Derecho Humanos de la Cámara de Diputados denunció el deplorable estado en el que se encuentra el edificio de la Alcaidía de Paso de los Libres. Se trata del legislador peronista Ernesto Meixner quien advierte que “es peligrosísimo” albergar allí a personas privadas de la libertad “tanto para los detenidos, como para el personal policial que ejerce custodia y para cualquier visitante”.

En este sentido hizo notar que los profesionales, como los familiares que concurren al lugar se enfrentan a los mismos riesgos, que los detenidos alojados allí. Denunció así que todos quienes intervienen en ese espacio dependiente del Servicio Penitenciario Provincial tienen que convivir día a día con cables pelados sin protección, humedad en las paredes, olor nauseabundo a cloaca, techos rotos y basura tirada por todo el establecimiento, que puede producir cualquier tipo de enfermedad.

Así, el comité contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes  visitó este miércoles el lugar, situación por la cual elevó un comunicado denunciando esta grave situación.

La institución además resolvió por unanimidad que se analice la viabilidad de promover una acción judicial con el fin de "cesar en forma inmediata el agravamiento ilegítimo de las condiciones de detención de las personas alojadas en la alcaidía de esta ciudad". 

El encuentro tuvo lugar en el departamento de Paso de Los Libres, en el cual estuvieron presentes los diputados provinciales Tito Meixner, Alberto Yardin y Roberto Miño;  Ramón Leguizamon,  Manuel Cueva, César Almirón, Gladis Hanke, Julio Fagalde, Llorente Leandro, Ysetta y la Mag. Alejandra Mumbach.

La advertencia del Comité de Evaluación del Seguimiento y Aplicación de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de la Provincia de Corrientes ya había sido hecha a principios de año a través de su presidente, el letrado Ramón Leguizamón.

En abril el experimentado letrado estampó su firma en un informe que hizo público y donde expuso su preocupación por la “falta de respuesta del Ministerio de Seguridad a severos planteamientos por la crítica situación de las personas privadas de la libertad en la Alcaidía de Paso de los Libres”.  Entonces puso en conocimiento que “tras la inspección del pasado 20 de abril de 2018, por parte de una delegación del Comité a la Alcaidía local de la Policía de Corrientes y la constatación en sede policial de condiciones infrahumanas, vejatorias, para las 60 personas detenidas allí, por disposición judicial este Comité, en el marco de lo establecido en el artículo 10 de la ley provincial que lo pone en funciones, presentó una nota al ministro de Seguridad informando de esta grave situación y reclamando, con un plazo de 10 días hábiles, que se tomen las medidas que reviertan y mejoren positivamente las situaciones, inhumanas, vejatorias y degradantes de los allí alojados.

Este plazo se cumplió el 14 de mayo y hasta la fecha se han hecho ingentes esfuerzos oficiosos para que el Ministerio responda y no se ha obtenido respuesta alguna.  El Comité se ve en la necesidad de hacer públicas las condiciones de extrema precariedad, hacinamiento y abandono. Entre las principales falencias queremos destacar que en forma unánime todos los detenidos cuestionan la mala alimentación, que llega en envases plásticos y en mal estado. No cuentan con camas suficientes para todos los detenidos, específicamente faltan colchones y los existentes son sumamente finos, siendo utilizados, en la mayoría de las veces para dormir en el suelo. Las instalaciones eléctricas de carácter muy precario y peligroso, con cables colgados que denotan que son de muy vieja data, situación que se transforma en un gran riesgo, principalmente cuando llueve, atento a que se inundan todas las celdas. Los baños son precarios e insuficientes para toda la población carcelaria y carecen de agua caliente. Los olores son nauseabundos ya que la Alcaidía no cuenta con conexión del servicio de cloacas a la red local, reiteradamente se tapan las canerías, que deben ser destapadas a mano por los internos. Las recomendaciones, cayeron en saco roto. El Gobierno no dio respuestas a los pedidos de solución.


Durante todo el año se advirtieron falencias en la unidad penal de Paso de los Libres.

 

 

 

Lectores: 280