Información General
Irregularidades

Sancionan a una alumna que denunció corrupción en una institución educativa

El hecho ocurrió en el Instituto Superior de Formación Docente José M. Estrada.

Un instituto de educación terciaria que depende de la provincia suspendió a una alumna que había denunciado irregularidades en el manejo de los fondos de la institución como también en los planes de estudio.

El hecho ocurrió en el Instituto Superior de Formación Docente José M. Estrada. Ante la situación, las agrupaciones estudiantiles preparan manifestaciones contra la medida.  La sanción fue contra María Mollá quien tiene prohibida la entrada a la institución por tres días. Las autoridades sostienen que  su comportamiento supuestamente es "irrespetuoso y agresivo" y afecta a la rectora del establecimiento, Rosa Ceccardi.

La medida fue emitida luego de que Mollá denunciara los desmanejos que vienen cometiendo las autoridades de Instituto desde los tiempos en que José Azzi era el rector.  “El acomodo familiar, en distintos cargos, es un problema a viva voz en el Instituto Superior de Formación Docente José M. Estrada. Desde que el ex rector se retiró, logró darles un puesto a varios de sus familiares. Las irregularidades, como así también las denuncias por parte de docentes y alumnos, no cesan”, sostuvo la estudiante.

Aseguró que en la institución “todos son conscientes de la importancia de la Educación, que es una de las herramientas fundamentales para formar la vida del ser humano, la sociedad, el mundo: la educación ha sido y es una creación casi tan necesaria como el oxígeno”.

Afirmó que “por eso el ser docente conlleva no solo el deber y la responsabilidad de enseñar, sino también la ética de formar ciudadanos justos, reflexivos y críticos. Pero lejos de esos valores, El ISFD José Manuel Estrada pareciera ser un instituto donde las irregularidades no cesan y donde docentes, ex docentes, alumnos y ex alumnos denuncian a viva voz casos de corrupción y nepotismo”.

Aseguró, además, que “son muchas personas las que denuncian el acomodo familiar de la familia Azzi-Meza en tal establecimiento, protegida por la directora del nivel superior Susana Nugara, pues no se tiene en cuenta la normativa 1.455 que estipula concursar los cargos respetando las formalidades del padrón”.

Recordó que “así ya lo denunciaron en los medios de comunicación las docentes Nilda Sanz y Mirian Godoy, en compañía del representante legal del sindicato Asociación Correntina de Docentes Provinciales (ACDP), de acuerdo a lo publicado en el diario NORTE de Corrientes”.

Recordó también que “durante muchos años, el matrimonio constituido por José Azzi e Hilda Teresita estuvo al frente de este instituto de nivel superior. Primero José y luego lo secundó su esposa. No hay que dejar de lado que esta dupla constituye también la Fundación Perfiles (con fines lucrativos), y entre algunos de sus miembros fundadores, está su hija Belén junto a su esposo, Mariano Rivero”.

Respecto de la fundación aseguró que “estuvo durante mucho tiempo a cargo de las capacitaciones de docentes, cobrando pos-títulos, cursos y jornadas dentro del Instituto Estrada. Por ende, esto restringía a que solo pudieran acceder a oportunidades laborales y formación aquellos docentes que contaran con un capital económico que pueda solventar esos gastos”.

“Hoy la fundación tiene sede propia frente a la plaza Libertad y brinda, entre otras carreras profesionales, la de auxiliar de maestra jardinera (negocio pensado para los Centros de Desarrollo Infantil municipales)”, remarcó.

Todo queda entre familia

La “pesada herencia” que dejaron los Azzi se demuestra a través de un turbio entramado de relaciones familiares, conformando un auténtico árbol genealógico de nepotismo y corrupción, sostuvo la denunciante.

Mollá agregó que “dedocráticamente, otorgaron horas cátedra a amigos y familiares, a veces profesionales y otras no, cuyos títulos no los habilitaba para ser docentes. Por ejemplo, ingresó Ezequiel Azzi (hijo), con título de licenciado en Psicología y recibido en 2016”.

Sostuvo que “sin la formación pedagógica pertinente, obtuvo horas de nivel superior en las siguientes cátedras: Sujeto de la Educación en el Profesorado de Filosofía, Psicología General en el Profesorado en Ciencias de la Educación, y Problemática Educativa Contemporánea, en la Tecnicatura en Pedagogía y Educación Social”.

También la denunciante hizo mención a Melanie Redruello, novia de Ezequiel Azzi, novel psicóloga egresada de la Cuenca del Plata. Esta “también tiene horas en Instituto Estrada: en Psicología Educacional del profesorado de Educación Inicial, Problemática Educativa Contemporánea, Infancias, Adolescencias y Juventudes, en la Tecnicatura en Pedagogía y Educación Social”.

Por su parte, “Mirta “Kuky” Giménez (madre de Redruello), tiene horas cátedras sin antigüedad en carreras del nivel superior. Está a cargo de Sociología de la Educación en el profesorado en Ciencias de la Educación, y Residencia en el Profesorado de Educación Tecnológica. Además, desempeña la Coordinación de la Tecnicatura en Pedagogía y Educación Social desde el año 2017, previa renuncia de la profesora Ingrid Kieghoff, con horas también en esta tecnicatura, en Taller de Gestión Integral de Proyectos Socioeducativos”.

En tanto, “Mariano Rivero se encuentra regenteando el área de capacitación, el cual continúa cobrando las capacitaciones realizadas durante el ciclo del 2017 - aun cuando existe la Resolución N° 2850/17, por medio de la cual se establece la gratuidad de todas las instancias de formación, ofertas académicas y/o dispositivos de capacitación. Asimismo, su hermana Gimena Rivero (Trabajadora Social) tampoco tiene habilitación como docente, pero dicta clases en el Profesorado de Educación Tecnológica y Educación Primaria. También en Práctica Profesional de la Tecnicatura Superior en Educación y Pedagogía Social”, asegura.

Otro de los nombrados es Andrés Benítez, quien sería esposo de la sobrina de la rectora Hilda Mesa de Azzi. “Cuando se retiró su suegro, el ingeniero Orlando Mesa, por ‘herencia’ recibió las horas del padre de su esposa. Desde entonces, desempeña el cargo de facilitador de la plataforma del Instituto y de la Tecnicatura en Educación y Pedagogía Social. Actualmente comparte esa labor con Jorge López”.

También serían beneficiados por cargos dos amigas de Belén Azzi: Celeste Binda y Noelia Vitello. “La primera es psicóloga, pero no docente e inició su carrera en la institución haciendo suplencias en el entonces Profesorado de Psicología. Luego pasó por la tecnicatura en Pedagogía y Educación Social, en el espacio Infancia, Adolescencia y Juventudes. Actualmente dicta clases de Psicología Educacional en el Profesorado en Educación Inicial. En el caso de Vitello (que también es psicóloga), comenzó como suplente en el Profesorado de Ciencias de la Educación. Ahora dicta clases en el profesorado de Educación Inicial y Primaria”, agrega la denunciante.

Otro amigo de la directora Nugara es Jorge López, aseguró la exponente. Esta persona “tiene horas cátedra en la Tecnicatura Superior de Pedagogía y Educación Social. López fue denunciado antes los medios correntinos por el docente y licenciado Domínguez Rodolfo quien fuera desplazado de sus horas cátedras sin ninguna explicación”.

Este hecho violaría el Estatuto Docente, pero al hacerse público el hecho le reintegraron los espacios que este dictaba. “A partir de eso, a López lo ‘reubican’ en otros espacios y cargo, el de coordinador de la plataforma digital del Estrada. Mientras que el hijo de Nugara, Leandro Yardín, trabajó como administrativo en la Tecnicatura Superior de Pedagogía Social pero antes de la licencia por jubilación de Teresita Mesa de Azzi, lo trasladaron como preceptor a la carrera de Ciencias de la Educación”.

Por otra parte, su hermana, Natalia Yardín, “se recibió como psicóloga en la Cuenca del Plata. Incursionó en la docencia en la diplomatura Superior en Educación y Pedagogía Social, y actualmente está al frente de los espacios curriculares Infancias, Adolescencia y Juventud, y Metodología de la Investigación Social de la Tecnicatura Superior en Pedagogía y Educación Social. Según testimonios de alumnos y docentes, maltrata a los colegas y en varias oportunidades estuvo a los gritos delante de los estudiantes. Sin embargo hace nada, pues tiene el claro respaldo familiar”.

Los alumnos también denuncian

Los estudiantes de las diferentes carreras han hecho diferentes denuncias, siendo una de ellas Juana Molina (nombre ficticio), quien presentó varias notas a la institución por los constantes cambios de docentes en una materia cuatrimestral. Por ejemplo, en menos de un mes se le sacó el puesto a una docente suplente (hecho que es ilegal según el estatuto docente 1.455 artículo 18).

En materia educativa todos los docentes pueden ingresar a la docencia: la Ley 3723 y Documentos Reglamentarios establece en su artículo 150 que “el Rector, con la intervención previa del Consejo Consultivo, propondrá la designación de profesores interinos y suplentes. A los efectos de proceder a la cobertura de interinatos y suplencias, cada Instituto llamará anualmente a inscripción de aspirantes para cargos y asignaturas”, dice la normativa.

Esto indica que en cada institución se cuenta con una lista (padrón) de docentes inscriptos en las distintas unidades curriculares, de las diferentes carreras que se dictan en esa alta casa de estudios. Es menester mencionar que esta lista es de acceso público, el Estrada tiene la costumbre de no exhibirlo. En años anteriores las autoridades alegaban que en función a que se compartía el edificio con un colegio secundario y primario, se corría el riesgo que los estudiantes del nivel medio o primario sacaran o pintaran la cartelera pública informativa. Pero ahora que el instituto docente cuenta con edificio nuevo, pero no hacen públicas las listas de inscriptos.

Esta misma situación pasaba con los padrones, que cabe aclarar que en este instituto se conforman padrones de mérito, es decir una lista de profesionales ubicados en orden jerárquico. Pero por la ausencia de los mismos en el Instituto Estrada, no es posible determinar el puntaje asignado a cada uno tal como lo establece la Resolución Ministerial 5293/16 de Valoración de Títulos y Antecedentes del nivel superior para interinatos y suplencias. Se supone que estos padrones se encuentran en la biblioteca del establecimiento, pero según la resolución (ya mencionada) debería ser público; y no lo es.

Pero retomemos el hilo conductor de la elaboración de padrones, el cual es realizado por el consejo consultivo tal como lo refiere la R.M1455/14. Aunque llamativamente, cuando se produce una vacante por licencia del docente en un espacio curricular, se tarda hasta más de un mes en designar un docente suplente. En tal sentido, ya hubo casos en que los designados en algunas materias ni siquiera se encontraban inscriptos en los llamados ordinarios.

Ahora bien, es importante señalar que el seis de marzo pasado, se realizó una reunión en la sede ubicada en Sánchez de Bustamante y Avenida Raúl Alfonsín, en la cual estuvieron presentes la entonces rectora Hilda Teresita Mesa de Azzi y la vicerectora Rosita Ceccardi, que ahora ocupa el cargo de Mesa.

También estuvieron coordinadores de carreras, el presidente del Centro de Estudiantes, alumnos delegados de cursos y docentes, en la reunión en que Hilda Mesa intentó explicar el traslado del anexo, ubicado en la Escuela Centenario, al nuevo edificio escolar.

Según sus argumentos, era porque se cuenta con casa propia y correspondía que todas las carreras estuvieran dictándose en el mismo edificio. De tal modo, algunas cohortes pasarían a dictarse por ejemplo en horarios de la mañana y tarde –aclaremos que todas las carreras dictadas en los anexos eran de turno noche. “Algunos estudiantes interpelamos esta decisión desde las autoridades, en función a que cuando se inscribieron inicialmente se les había puesto en aviso del cambio de institución pero no de horario”, expresó Ricardo Peréz (nombre ficticio). Decisión que finalmente terminaría perjudicando a muchos estudiantes y también docentes.

Esto tuvo consecuencias, según alumnos y docentes del instituto Estrada, tal es el caso de un docente de reconocida trayectoria educativa pública el cual término perdiendo más de veinte horas de nivel superior y al cual se lo encontró hace más de un mes flotando en las aguas del Paraná. Según afirmaron Sonia y Patricia, “cayó en una profunda depresión por la pérdida de su fuente laboral”. Aunque hoy desde los organismos oficiales lo nieguen, existen registros de conversaciones que el mismo habría tenido confirmando esta información.

Recordemos que todos los espacios curriculares de la tecnicatura en Pedagogía Social, fueron otorgados discrecionalmente, pues no se realizaron padrones de valoración docente de los distintos niveles de enseñanza superior- que sirve para saber el puntaje y la ubicación del docente, como así también realizar reclamos.

La finalidad de este padrón es lograr transparencia en las designaciones de cargos docentes que surjan por licencias o vacantes en los establecimientos. Este año, se llamó a “concurso” para los espacios del tercer año, y para sorpresa (o no) aparecieron los mismos docentes. Resulta a las claras la forma fraudulenta de otorgar cargos, la falta de trasparencia, y las rendiciones de cooperadora que nunca se hacen públicas. Lo que siempre trae sospechas, o muchas certezas.

“En este entramado vemos que la pesada herencia sigue vigente y más vigorosa que nunca, en tanto que la directora del Nivel Superior Susana Nugara no acciona porque sus terruños son parte de esta trama de omisiones, falsedades y acomodos”, así lo afirmó Rodolfo, docente del nivel universitario. Quien ya hizo pública su denuncia, hace más de un año, pues fue uno de los docentes que debido a la selección a “dedo” de cargos, quedó afuera. “Aún espero una respuesta de la Ministra de Educación, ya que la directora del nivel superior es una más de esta corrupción educativa”, concluyó.

“¿Qué espera la ministra Susana Benítez para intervenir la institución, e iniciar un proceso de saneamiento?” es lo que se preguntan los diferentes docentes que accedieron a brindar todas estas informaciones.

La solución podría ser que supervisen los institutos de nivel superior, pero en la provincia existen dos supervisores para los más de veinte institutos que existen. Y uno de ello es José Azzi, lo que viola todas las normas vigentes.

La voz de los denunciados

En todos los intentos por tomar contacto con la ex rectora Hilda Mesa de Azzi (hoy con licencia) no logramos tener éxito. Así también fue la actitud que tomó la directora Susana Nugara, a quien nunca se le encontró en el edificio de la Dirección del Nivel Superior, ubicado en Pellegrini 1975. Además, pudimos comprobar por experiencia propia que los denunciados no acceden a dar explicación, puesto que, según la actual rectora Rosita Ceccardi, es una resolución interna del instituto no exponer el padrón en público (otro hecho ilegal). Una corrupción manejada con todo el aval político reinado durante década en Corrientes.

Lectores: 1006