Judiciales y Policiales
Juez sospechado de cobrar coimas

El correntino Soto Dávila pidió prórroga para declarar

Carlos Vicente Soto Dávila, juez que tiene competencia electoral en Corrientes y que está acusado de cobrar coimas a narcos.

El juez federal Carlos Soto Dávila, se presentó en la mañana de este jueves 6 en el Juzgado Federal 12 de la Ciudad de Buenos Aires para declarar como imputado en una causa donde está imputado en como el supuesto jefe de una asociación ilícita que cobraba coimas para liberar narcos.

El magistrado correntino, titular del Juzgado Federal 1 de Corrientes se acercó a tempranas horas a la oficina de su par Sergio Torres acompañado de su hijo Pablo Soto y del abogado de apellido Cantone, donde solicitó una prorroga para presentar su declaración. La fecha establecida por el magistrado Sergio Torres fue el próximo lunes 10 a las 8 en los Tribunales de Comodoro Py.

En tanto, este viernes 7 tomarán declaración a los letrados que habían sido acusados de supuestamente haber intervenido en acuerdos espúreos para liberar a sus clientes.

Desde entonces el juez Sergio Torres tendrá diez días para resolver la situación procesal de cada uno de los imputados.

Derivación

Los procedimientos realizados en Corrientes y Chaco en los que detuvieron a los secretarios judiciales Pablo Molina y Federico Grau surgen de una investigación de la Procuración de la Narcocriminalidad.

La acusación es por acuerdos entre estos dos funcionarios judiciales y abogados que intervenían en expedientes tramitados en el Juzgado Federal cuyo titular es Carlos Soto Dávila.

Esto surge de elementos obtenidos a partir de las averiguaciones realizadas luego que un supuesto líder narco, Federico Sebastián Marín, se comunicó con el ex intendente de Paso de los Libres, Juan Manuel Faraone.

Este exjefe comunal le había prometido socorro, pero luego un testigo de identidad protegida reveló la supuesta “amistad” entre el juez Soto Dávila y el ex jefe comunal.

En este contexto los fiscales hallaron una comunicación telefónica en la que Marín había revelado que un gendarme el ex yerno de Faraone, era custodio de Soto Dávila. Este uniformado habría sido un nexo para acordar mejoras procesales por detenidos en causas de narcotráfico.

Pero, además se suma otra declaración testimonial donde se dio a conocer que supuestamente el juez y su secretario Federico Grau asistían a fiestas en un yate de propiedad de Faraone. 

Lectores: 792