Judiciales y Policiales
Inteligencia criminal

Cayó en Empedrado un prófugo acusado de abuso sexual contra sus dos hijas

El abusador solía presentarse ante los vecinos como un supuesto integrante de las fuerzas de seguridad.

Tras profundizar la búsqueda e instruir a Policía Federal Argentina para que realizara una exhaustiva investigación para dar con el paradero de un prófugo acusado de abuso sexual agravado contra sus dos hijas menores de edad, el Ministerio de Seguridad de la Nación logró detenerlo en Empedrado. Allí, solía presentarse ante los vecinos como un supuesto integrante de las fuerzas de seguridad.

“Ningún delito debe quedar impune. En estos casos, donde los delitos revisten máxima gravedad, es muy importante que trabajemos en materia de inteligencia criminal. Este fugitivo representaba un verdadero peligro para la sociedad y hoy está donde tiene que estar: a disposición de la Justicia”, afirmó la ministra Patricia Bullrich, quien dictó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

Los delitos, denunciados por la madre de las víctimas, fueron cometidos en la localidad bonaerense de Moreno. Los informes periciales confirmaron los hechos: las menores, de 5 y 13 años habían sufrido abusos sexuales con acceso carnal. Sobre el padre pesaba desde entonces una orden restrictiva de libertad y era intensamente buscado. 

En el marco del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (CUFRE), el personal de la división Investigación de Delitos Violentos de la Policía Federal –institución que comanda Néstor Roncaglia- obtuvo información que ubicaba el prófugo en la provincia de Corrientes. Los detectives dieron cuenta de que se desempeñaba como navegante de embarcaciones en la zona portuaria, donde esgrimía falsamente que trabajaba para las fuerzas de seguridad.

Las tareas encubiertas arrojaron un dato clave sobre el paradero del evadido: un vecino lo ubicó en una finca cercana al Río Paraná. Frente a ello, los uniformados montaron una vigilancia discreta en el terreno, de difícil acceso, hasta que observaron a un hombre que salía de una de las viviendas y que reunía las características físicas del imputado. 

Tras acercarse de forma sigilosa, le dieron la voz de alto y lo identificaron. Así confirmaron que efectivamente se trataba del abusador, de 35 años. Con la cooperación de personal de la comisaría de Empedrado, se lo trasladó a la seccional y se dio intervención al Juzgado Correccional y de Instrucción de Saladas, Corrientes, hasta tanto se reciba el exhorto del Juzgado de Garantías N° 1 de Moreno, a cargo de Carina Saucedo, que tramita la causa. 

Lectores: 587