Política
Operación política

Paso de los Libres: la inundación desnudó un intento de golpe institucional

La situación complicada de Paso de los Libres.

La falta de asistencia a los vecinos de Paso de los Libres afectados por la inundación, puso al descubierto una operación de los referentes de la Unión Cívica Radical para desestabilizar al gobierno de Martín Ascúa, dirigente provincial del peronismo.

La maniobra desestabilizadora fue impulsada por el legislador provincial Eduardo Vischi quien instruyó al bloque de concejales del radicalismo para que hallen argumentos que pudieran dar pie a pedidos de informes y eventuales solicitudes de juicio político al jefe comunal.

Lejos de atender a los damnificados por el mal clima y la crecida de ríos, el radicalismo se abocó a buscar el modo de sacar rédito político de la catástrofe.

La maniobra se puso en marcha el 8 de enero, el mismo día en que la lluvia generó el anegamiento de las barriadas libreñas por la crecida de ríos y arroyos.

El hecho se hizo público en un diario capitalino en el que se ve al diputado Vischi junto al presidente del concejo deliberante, Wilfredo Colinet y a los ediles Carlos Gatti, Susana Espinoza y Aristobulo Marticorena -cuyo hijo está procesado por lavar activos de la trata de personas- en una reunión en el que diseñaron el plan antidemocrático.

En el mismo diario se dio a conocer que el plan es de cara a las próximas votaciones. "Es que ECO pretende ganar bancas que le garanticen mayor control en los próximos años de gestión para ganar bancas en los próximos dos años de gestión del peronismo y así recuperar en 2021 la intendencia".

En un primer momento, los ediles intentaron responsabilizar a la actual gestión de las inundaciones, pero en lugar de esto dejaron en evidencia la falta de obras pluviales durante 12 años de gestión radical.

Caída esta treta, tras los resultados positivos del plan de contingencia puesto en marcha por el municipio, los radicales volvieron a la carga después que la intendencia canceló los desfiles de carnaval.

El argumento de la medida fue la destrucción que causó la catástrofe hídrica, las necesidades que padecen las familias libreñas y la inminente crecida del rio Uruguay, que podría sumar más damnificados a las más de 2.000 evacuados.

Pero la decisión fue tomada como algo negativo por el radicalismo. Junto a este, otros dirigentes comparseros se sumaron al plan de críticas. Sin embargo, desde el municipio ratificaron la medida por la gravedad de la situación.

Lectores: 1028