Judiciales y Policiales
Malos tratos en las cárceles de Corrientes

Detenido denunció que obligan a drogarse: "Si me pasa algo es responsabilidad del Servicio Penitenciario".

Habrían situaciones irregulares en la Granja Yatay, donde están detenidos ex policías condenados que tendrían privilegios.

Un hombre detenido en Corrientes tras haber sido condenado por un delito cometido en Chubut, denunció malos tratos por parte de policías penitenciarios: “Si me pasa algo es responsabilidad del Servicio Penitenciario de Corrientes”, expresó.

El hombre había sido condenado a ocho años de prisión por la Justicia de Chubut, pero debido a que es oriundo de la localidad de Empedrado, solicitó su traslado a la provincia de Corrientes.

La solicitud fue admitida y fue por ello que lo trasladaron a la Unidad Penal 4 granja Yatay. “En la granja empezaron una serie de malos tratos por parte de policías que están detenidos por otros delitos”, denunció el detenido.

Tras estos incidentes, según expresó, comenzaron los malos tratos por parte,  y denunció “irregularidades del Servicio Penitenciario”: “Me tienen dopado y si no tomo los fármacos recibo agresiones físicas y verbales; tengo miedo”, afirmó.

Aparentemente la situación se presentó después que fueron traslados a esa unidad ex miembros de la Policía de Corrientes, quienes fueron condenados por delitos cometidos en sus funciones.

Lo que habría ocurrido es que tras la llegada de los ex uniformados ocurrieron al menos tres enfrentamientos violentos y tras esto lo tuvieron encerrado sin agua ni comida, “siendo que está en una unidad de régimen semiabierto”, contó una fuente de ese establecimiento, respecto del detenido.

Pero la situación se agravó luego que se expuso la situación de agresiones ante la Justicia de Corrientes. “El castigo fue porque hicimos una denuncia por malos tratos, y la Justicia correntina no dio lugar a un habeas corpus correctivo”, dieron a conocer.

Drogas en la cárcel

El danmificado por la situación sostuvo que debido a los sucesivos conflictos las autoridades penitenciarias habrían impulsado la intervención de profesionales psiquiatras. “En la Granja hicieron exámenes psicológicos y los peritos  ordenaron la medicación, sin embargo un perito de parte certificó que no hacía falta la medicación”. Pese a ello obligarían al interno a consumir fármacos.

Los informes del Servicio Penitenciario enviados al juzgado donde se tramita la causa, derivaron en restricciones en relación a los beneficios establecidos por la ley de ejecución de condenas.  “El juzgado de Chubut denegó el pedido de salidas para trabajar, que corresponde por la cantidad de tiempo de condena cumplido. Y esto es porque los informes son negativos”.

Para contrarrestar esta situación “presentamos dos habeas corpus, pero no dieron lugar”, dio a conocer una fuente que interviene en la causa.

El abogado Arturo Oviedo, quien asesora al interno, sostuvo que éste pertenece a una comunidad religiosa evangélica y a una familia de muy escasos recursos. 

Advirtió, sin embargo, que el procedimiento judicial es tramitado en Chubut donde se halla la defensoría que asiste al detenido. Hasta esa provincia envían los informes del Servicio Penitenciario correntino que, según el detenido, faltan a la verdad.

Lectores: 1320