Judiciales y Policiales
Se investiga su paradero

Santo Tomé: anestesista desaparecida tras una muerte en un hospital

Hospital de Santo Tomé, donde todos cobran y nadie trabaja.

Una anestesista que trabajaba en el hospital de Santo Tomé se ausentó de su lugar de trabajo y los espacios que frecuentaba luego del fallecimiento de un hombre que tuvo un accidente y que pereció por falta de atención médica.

La mujer, cuya identidad se mantiene en reserva por cuestiones judiciales, debía estar presente en ese centro de salud el día que ocurrió un accidente y que uno de los afectados debía ser operado, pero la profesional no estaba en su lugar de trabajo y tampoco contestó los llamados telefónicos que la convocaban para la intervención quirúrgica.

La profesional estaba contratada en un centro de salud de la Provincia al que no asistía a trabajar.

Hasta ese nosocomio llegó la víctima de un choque, identificada como Néstor Maciel, de 69 años, quien murió el 17 de febrero en el  hospital universitario San Juan Bautista de Santo Tomé debido a que debía ser operado de urgencia, pero la intervención no se pudo realizar porque no había anestesista que intervenga en la operación. 

Ante la situación, los familiares del hombre iniciaron una acción penal ante el Juzgado Correccional de Santo Tomé a cargo de la doctora Marina Durand y también en la Fiscalía, cuyo titular es Victor Cabral. 

Pero desde ese día la anestesista no volvió al hospital y tampoco se la vio en la ciudad.

Desde entonces las autoridades judiciales evitaron enviar a la Policía a investigar el paradero de la profesional. 

En tanto, agentes de la Fiscalía de Instrucción, Correccional y de Menores de Santo Tomé y de la Policía tomaron declaraciones testimoniales a quienes estuvieron en el centro de salud tras el choque para dilucidar, por un lado, las circunstancias del accidente automovilístico en la Autovía 14, y la posterior causante de muerte en el nosocomio, por otro. 

El paciente, con múltiples hemorragias internas (según datos de la autopsia), no ingresó a quirófano ante la supuesta falta de un anestesista de planta. Las circunstancias en torno a su muerte son investigadas. 

En referencia a ello, una alta fuente judicial informó al diario Norte de Corrientes que la semana pasada “terminaron de declarar los testigos. La doctora que supuestamente no quiso aplicar la anestesia por ser residente, figuraba en la planilla como anestesista de turno los sábados y domingos. Todavía no tenemos la declaración de la (mencionada) anestesista, ya que no la estamos pudiendo localizar”. 

La misma fuente aseguró que “todos los restantes testimonios deslizan que se demoró en diagnosticar la cirugía y que la anestesista se negó a entrar, manifestando que era residente y que necesitaba autorización, porque el paciente tenía muy baja la presión y se iba a morir si lo anestesiaba así”. 

En medio de todo esto, las autoridades judiciales intentan dar con el paradero de la profesional.

Lectores: 7783