Judiciales y Policiales
Escándalo

Esquina: declaró el intendente por el video en el que invitó a "chicas" a su despacho

  • Los textos del teléfono desaparecido podrían ser tomados como prueba inválida en un proceso judicial. (Foto: NOVA).
    Foto 1 de 2
  • Hugo Benítez, el intendente que se hizo conocido en el país por su predilección por la gastronomía tradicional argentina.
    Foto 2 de 2

El intendente que se hizo conocido por un polémico video en el que invitaba a mujeres  a su despacho, fue citado este lunes 25 ante el juez de Esquina, Gustavo Vallejos, en el contexto de una causa judicial en el que se investiga cómo se filtró ese registro.

El jefe comunal de Esquina, Hugo Daniel Benítez se presentó a las 8 en una audiencia fijada por el magistrado a fin de realizarse un careo con su ex esposa, a quien acusó de haber difundido las imágenes.

El intendente culpó a principios de año a su ex pareja de difundir el video en el que él convocaba a “las chicas a su despacho” y mientras se tiraba hacia atrás, hablaba de él en tercera persona: “Las esperamos con ‘Marquitos’ acá en el despacho del intendente que está solo y hambriento“.

Lo hizo por medio de una denuncia ante la Fiscalía de Instrucción local en la que había asegurado que había enviado a “limpiar” un aparato de telefonía celular a un tercero y, según esto, éste le hizo entrega de ese elemento a su ex. Sin embargo, según trascendidos, durante la audiencia habría contradicho su primera declaración al asegurar que ese aparato lo había entregado a su ahora ex pareja.

Lo cierto es que a más de un mes del escándalo, el teléfono celular en cuestión no aparece y el Ministerio Público Fiscal –a cargo de Gustavo Mosquera- no avanza en la investigación para esclarecer los hechos que podrían derivar en un escándalo aún mayor, ya que también existen audios en los que se habla de un supuesto manejo irresponsable de los bienes del Estado.

Y fue justamente la ausencia del fiscal de instrucción Gustavo Mosquera en la audiencia el hecho que llamó la atención debido a que fue el Ministerio Público Fiscal el que solicitó al juez que se inicie la causa judicial.

Mientras todo esto ocurre en el ámbito judicial, ningún concejal inició acciones para esclarecer el sentido de los dichos del intendente que fueron viralizados. 

Por un lado, las afirmaciones del jefe comunal podrían dar lugar a un hecho delictivo relacionado con el posible desvío de dinero del municipio, situación que se desliza de las conversaciones que trascendieron por los medios de comunicación en enero pasado.

En éstas, existen diálogos con la directora de acción social, María José Aguirrezabal, en los que acuerdan el manejo de dólares y euros, supuestamente de fondos locales, como también arreglos de encuentros sexuales, los cuales parecieran ser habituales.

Estos hechos darían la pauta de que existiría una clara violación del intendente a los artículos de la Carta Orgánica local que indican las actitudes “antiéticas” y que hasta podrían ser sancionadas con la destitución.

Pero, para que se haga efectivo el análisis de esta posible contravención institucional, los ediles locales deben convocarlo a que explique su comportamiento contrario además a lo que indica el Código de Ética vigente.

Pese a la gravedad de los sucesos, los concejales opositores y los oficialistas guardaron silencio, y así avalaron el accionar del jefe comunal, pero ese silencio también daría impunidad a delitos contra el bien público.

Tampoco hubo cuestionamiento de Gerardo Bassi, presidente del Partido Justicialista –al que pertenece Benítez- ni de su vice, Jorge Antonio Romero, hoy concentrados más en cuestiones financieras que institucionales para resolver la interna partidaria. 

Tres empanadas 

La película “Esperando La Carroza” pasó a la historia del cine argentino por su singular guión marcado por frases que ya son parte del acervo popular. Y una de ellas fue pronunciada por Luis Brandoni: “¡Qué miseria, che, qué miseria! ¿Sabés lo que tenían para comer? Tres empanadas que les sobraron de ayer para dos personas. ¡Dios mío, que poco se puede hacer por la gente!”.

Al parecer en Esquina también es difícil hacer mucho por los vecinos, más aún cuando el intendente “hambriento” se alimenta de estos pasteles de carne (que se fríen o se hornean) y que generalmente están rellenos de carne picada, cebollas huevos y morrón.

En el video viral se puede apreciar al intendente Benítez decir: “Chicas, las esperamos con ‘Marquito’ acá en el despacho del intendente que está solo y hambriento”. 

La explicación del jefe comunal es simple: había pedido a sus secretarias que vayan a comprar comida.

“Se fueron a comprar empanadas y las chicas tenían que venir, entonces nosotros le hicimos el vídeo y se lo pasamos porque no venían. Hambrientos de apetito no en el sentido que se lo toma”, había detallado Benítez en un canal de televisión.

De todas formas su explicación no convenció, y tampoco se supo si las empanadas en cuestión eran de carne, verdura o jamón y queso, o si finalmente llegaron a su despacho.

Quedó en la incógnita también cuáles fueron sus gestiones como jefe del municipio y también el origen del dinero que supuestamente se fugó de las arcas estatales y al que se hace referencia en los audios.

Estas cuestiones -si la Justicia actúa seriamente- serán dilucidadas oportunamente. 

Hambriento y amenazante 

El intendente de Esquina protagonizó en su primer año de gestión varios escándalos e intentó desvincularse de éstos al enviar amenazas a los comunicadores para evitar que esos hechos se hagan públicos. 

En una de esas oportunidades su secretario de prensa Marcos Alderete, alias “Marquitos  –protagonista del polémico video- en desacuerdo con una noticia publicada por NOVA, “apretó” a un redactor de este medio instándolo a “bajar la nota” o, lo que es lo mismo, a censurar un hecho desfavorable para la gestión.

Luego, tras el escándalo que protagonizó “el intendente de las empanadas”, fue el mismo jefe comunal el que envió una nota a los medios locales. 

“Se informa a los medios que desde el día 11 de enero, se encuentran viralizadas capturas y audios que involucran a mi persona, como así a personal de mi gabinete, encontrándome en la investidura de intendente hago saber a ustedes: que cualquier reproducción de dichos, audios y/o capturas por los medios y o programas radiales como así televisivos que se encuentran bajo su responsabilidad serán considerados por mi persona injuriantes”. 

Y sigue: “Hago saber que las reproducciones contienen agraviantes imputaciones hacia mi persona, consistentes en adjudicaciones de hechos falaces y erróneos afectando de esta forma mi buen nombre y honor como también de funcionarios del gabinete, por lo que, atento a la difusión de dicho contenido lesivo, se abstengan de reproducir los mismos, bajo apercibimiento de tomar medidas legales correspondientes, configuradas en los artículos 109 y 110 del Código Penal, amén de las restantes acciones legales que pudieran corresponder". La nota lleva la firma de puño y letra de Hugo Benítez.

La advertencia cayó en saco roto. Sus dichos y videos fueron difundidos en todo el país.

Lectores: 1598

Envianos tu comentario