Información General
Y restauraron mobiliario escolar para Berisso

Internos del Penal 9 de La Plata donaron computadoras a colegios rurales de la provincia

  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 1 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 2 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 3 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 4 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 5 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 6 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 7 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 8 de 9
  • Internos de cárcel de La Plata restauraron mesas y sillas para una escuela de Berisso y donaron computadoras a colegios rurales de Corrientes.
    Foto 9 de 9

En el marco de las actividades solidarias comunitarias, internos de la Unidad 9 La Plata repararon seis mesas y 36 sillas en los talleres de carpintería, herrería y pintura del establecimiento carcelario que beneficiarán a más de 70 alumnos del colegio María Reina de Berisso.

Además, en el Centro de Formación Profesional “María de las Cárceles” repararon y donaron 21 computadoras y tres impresoras para dos escuelas rurales de Corrientes y un comedor de la localidad bonaerense de Paso del Rey.

La entrega del mobiliario restaurado a la entidad de Berisso se llevó a cabo este viernes con la presencia del director de la Unidad 9, Sergio Bagnasco, del jefe de Mantenimiento, Sebastián Dángelo y la titular del colegio, Graciela Garriador, entre otras autoridades.

Los privados de libertad recibieron las sillas y las mesas y arrancaron con la restauración en varias etapas: desarme del mobiliario, arreglo de maderas y fierros, soldaduras, remachados y pintura.

El colegio María Reina, de 44 entre 126 y 127, tiene una matrícula de 150 niños de edad preescolar y 350 del nivel primario. Garriador  se mostró muy agradecida por la obra de los internos. “Aunque somos un colegio privado, tenemos muchos estudiantes becados y necesitábamos una mano para arreglar el mobiliario”, dijo la directiva.

Javier, uno de los internos que participó del emprendimiento, sostuvo que “a las sillas las pintamos de rosa y amarillo y a las mesas de celeste. Trabajamos con entusiasmo porque sabemos que es para la educación de los chicos. Procuramos hacer un trabajo de excelencia. Es una manera de retribuir a la sociedad por los errores que cometimos”.

Cabe destacar que la pintura y los remaches fueron provistos por la entidad que solicitó la restauración del mobiliario.

Al respecto, el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, explicó que estas acciones nos las ha encomendado la gobernadora María Eugenia Vidal.

Y sostuvo: “Propiciamos proyectos de integración con la comunidad a través del desarrollo de acciones de responsabilidad social donde se prestan servicios o se elaborarán diversos bienes destinados a sectores de la sociedad e instituciones destinadas al bien común”.

Este tipo de labores se desarrollan bajo la coordinación de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y de la Subdirección General de Trabajo del Servicio Penitenciario Bonaerense, impulsado por el Ministerio de Justicia y la Subsecretaría de Política Penitenciaria.

La semana pasada fue entregada un autobomba al cuartel de Villa Elvira luego de ser restaurada en los talleres de chapa y pintura, electricidad y mecánica de la Unidad 9.

Segunda oportunidad

En tanto, en un nuevo gesto solidario, internos de la Unidad 9 repararon computadoras en desuso en el Centro de Formación Profesional “María de las Cárceles” y donaron 21 computadoras y tres impresoras a dos escuelas rurales de Corrientes y al comedor de una iglesia evangélica de la localidad bonaerense de Paso del Rey.

Representantes de la Escuela N° 804 de Romero Quesada, de la Escuela N° 490 de Tacuaral y de la Iglesia Tierra de Avivamiento se acercaron la semana pasada hasta la cárcel de La Plata para recibir las máquinas que los internos arreglaron para que los niños de los colegios rurales y los que asisten al comedor infantil “Pulgares Arriba” puedan tener una nueva herramienta para el aprendizaje.

Guillermo Chas contó que las 14 computadoras y las 2 impresoras beneficiarán a casi cuarenta niños de las escuelas correntinas y afirmó: “Será la primera vez que los chicos tengan acceso una PC”.

“Nuestras escuelas están en el medio del campo y la mayoría de los que asisten se encuentran bajo una situación de vulnerabilidad social. Lo que hoy queda demostrado es que de las cárceles puede salir algo positivo. Se rompe el preconcepto instalado y se muestra que de acá también salen cosas buenas”, agregó.

Acompañados por el coordinador de Formación Técnica y Oficios, Roberto Acuña, y por el subdirector de Administración, Juan Gómez, el secretario de “María de las Cárceles”, Juan Maurette, y la voluntaria, María Inés Lissi, aprovecharon el encuentro y entregaron a trece internos sus certificados avalados por el Ministerio de Trabajo de la Nación tras culminar los cursos de Operador y Reparador de PC.

En este sentido, Matías, privado de su libertad, expresó: “Quiero agradecer el espacio que nos da el Servicio Penitenciario Bonaerense y María de las Cárceles para poder adquirir conocimiento y para ayudar a los chicos de las escuelas rurales y a todos los que lo necesitan".

“María de las Cárceles” comenzó su labor en Florencio Varela y pronto extendió la tarea a otras unidades penitenciarias. Actualmente, en los Centros de Formación Profesional, ofrece cursos de Operador y de Reparador de PC. Luego, los internos que tomaron las capacitaciones trabajan sobre las computadoras donadas por diferentes entidades para dárselas reparadas a quienes más las necesitan.

“La idea es convertir el círculo vicioso en un círculo virtuoso. Aquí está implicada la gente que nos dona las computadoras, los internos que las arreglan y que las dejan impecables, y el Servicio Penitenciario que nos permite hacerlo. María de las Cárceles viene a ser el nexo entre todos estos actores”, explicó el secretario de la asociación que lidera Adriana Von Kaull, donde el slogan es brindar una segunda oportunidad.

Lectores: 176

Envianos tu comentario