Judiciales y Policiales
Caá Catí

Procesaron a tres acusados por abuso sexual

Para la defensa existen dudas respecto de la acusación.

Tres hombres fueron procesados por la violación de una joven durante una fiesta en la localidad correntina de Caá Catí en 2017, aunque el juez que investiga el caso los excarceló al considerar que no hay peligro de fuga y que no van a entorpecer la investigación.

En declaraciones a la prensa, la víctima de la violación aseguró tener “muchísimo miedo” ante la posibilidad de cruzarse en el pueblo con sus abusadores y pidió ser escuchada por el juez. La fiscal a cargo del caso Buenaventura Duarte dijo que "hay pruebas suficientes" en la causa para imputar a los acusados Cristian Contín, Lucas Almeida y Santiago Chávez el delito de abuso sexual en perjuicio de la joven, aunque aclaró que, de acuerdo al Pacto San José de Costa Rica y tras dos años de detención, se dispuso la libertad de los tres imputados.

La fiscal explicó que en el tiempo de detención “se produjeron todas las pruebas y no hay elementos valorativos ni indicios de fuga y entorpecimiento al accionar de la justicia. Gozan de libertad porque no tienen antecedentes y se dispuso el cese de prisión con ciertas condiciones, como no acercarse a 500 metros a la víctima y familiares, no poder salir del país y del 1 al 5 de cada mes, deben presentarse en el Juzgado”.

En tanto, el abogado Rubén David Leiva, quien representa a dos de los jóvenes, sostuvo que uno de ellos recuperó la libertad en las últimas horas y que otro podría hacerlo en el transcurso de las próximas, aunque continúan vinculados a la causa judicial.

Una de las condiciones establecidas en la resolución es que los imputados deben depositar como garantía la suma de 300.000 pesos para poder abandonar la Unidad Penal Número 6 donde se los alojó. El letrado sostuvo que la investigación continuará y que “se van a valorar estos elementos probatorios y se va a lograr su desvinculación definitiva”.

Recordó que durante las averiguaciones se incorporó material probatorio, entre ellos estudios biológicos. Respecto a esto dijo que “los restos de ADN no corresponden a los imputados”. En relación a los peritajes psicológicos realizados a la denunciante, sostuvo que “determinaron que la víctima no tiene ningún daño psicológico y es imposible que no queden secuelas”.

El supuesto ataque sexual se produjo en febrero de 2017 en la localidad de Caá Catí, a 135 kilómetros al sureste de la Capital provincial, en la habitación de una casa donde se realizaba una fiesta. Según el relato que la víctima realizó en redes sociales, fue abusada por Contín, Almeida y Chávez y, finalmente fue rescatada por una amiga que la retiró desvanecida y la trasladó al hospital Angela Llano de la ciudad de Corrientes.

Lectores: 379

Envianos tu comentario