Panorama Político Correntino
Quieren construir represas

Gobiernos impulsan proyectos de obras con fuerte impacto ambiental

Bolsonaro y Macri, junto con Valdés, diseñan la construcción de una represa hidroeléctrica que perjudicará la biodiversidad y a la población de Misiones. (Dibujo: NOVA).

Las organizaciones ecologistas de Corrientes y Entre Ríos aún analizan la ley provincial que habilita la instalación de papeleras en territorio correntino, pero el gobierno de Gustavo Valdés ya avanza en un nuevo proyecto que podría generar un conflicto con Misiones a raíz de daños ambientales que afectarían a esa jurisdicción.

Se trata de la construcción de una represa hidroeléctrica sobre el río Uruguay, en el límite entre Corrientes y el Brasil.

El embalse es para propiciar la  generación de energía que, se espera, beneficie a la provincia, pero que en los hechos causaría graves daños ecológicos y afectaría a Misiones, provincia que desde 1997 sostiene una política conservacionista y que, además, ya se manifestó contra la construcción de represas en los cursos de agua.

La proyección de la obra fue analizada entre el gobernador correntino, Gustavo Valdés y los presidentes, de Argentina, Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, de Brasil, en una reunión llevada adelante en la Casa Rosada.

Ambos mandatarios impulsan la obra debido a que tendrían intereses económicos personales ya que cuentan con firmas constructoras que podrían avanzar con esa edificación.

Valdés, por su parte quiere congraciarse con el mandatario argentino y, a la vez, buscar una alternativa para abaratar los costos energéticos en la provincia en la que está instalada la represa de Yacyretá, en Ituzaingó, que no otorga beneficios a la provincia.

Antes del cónclave  los  representantes técnicos de ambos países ultimaron detalles de tres acuerdos energéticos, dos de ellos son memorándums sobre bioenergías e integración energética.

El tercer documento es para retomar el estudio de factibilidad sobre la construcción de las represas hidroeléctricas sobre el Río Uruguay y que estiman, producirían energía por 5.000 millones de dólares mensuales.

Para la firma de estos acuerdos fue convocado Gustavo Valdés, que hace pocas semanas rubricó la promulgación de una ley que habilita la instalación de pasteras en territorio correntino, lo que podría producir la contaminación de los cursos de agua.

El emprendimiento es similar al que pretendía instalar en Uruguay la empresa Botnia y que, por el daño que podría causar al medioambiente, el Estado argentino inició un conflicto diplomático entre 2005 y 2010 y que terminó en la Corte de la Haya. 

La nueva normativa –Ley 6.495- otorga rango legal al interés provincial por “la actividad industrial celulósica y papelera, la industria de tableros y pellets, y la actividad industrial de biomasa para la generación de energía, y sus obras complementarias que generen impacto ambiental crítico o significativo".

Lectores: 89

Envianos tu comentario