Panorama Político Correntino
Cupo femenino contra intereses personales

Una banca hizo recrudecer la interna en el PJ

Sin vocación de gobierno y organización, los peronistas se empeñan en hacer gala de sus debilidades. Acéfalos, con un interventor sin mano fuerte, dejan claro que su único interés es ocupar cargos y no buscar soluciones. (Dibujo: NOVA)

El Partido Justicialista nuevamente fue el protagonista de las noticias políticas durante la semana posterior a las elecciones presidenciales, a legisladores nacionales y a concejales.

Lo fue, pero no por el abrumador resultado obtenido frente a Juntos por el Cambio, que le permitió obtener dos de las cuatro bancas de diputados nacionales y la mayoría de los cargos a concejales.

El éxito electoral del 27 de octubre -en la que se ponían en juego 53 bancas de concejales en 19 municipios- consistió en obtener 33 bancas de concejales que representan el 62,2 por ciento de los cargos que se renovaron.

La aplastante victoria se convirtió en un problema en el partido político que no gobierna desde hace 40 años en Corrientes y que tiene acumulada más derrotas que victorias en los últimos 20 años.

El inconveniente se vio reflejado, justamente, por haber obtenido la mitad de las diputaciones nacionales en disputa. Y es que la electa Nancy Sand ocupa actualmente una banca en la Cámara de Senadores de la Provincia.

Ella, al asumir el 10 de diciembre como legisladora nacional dejaría vacante su lugar, al que accedió por cumplimiento del cupo femenino.

Quien le seguía en la lista en aquella oportunidad era Rubén Bassi, ex legislador goyano, quien, el mismo lunes 28 se atribuyó el cargo provincial.

Esto hizo estallar una nueva interna en el PJ, pero no por ideas, estrategias para afrontar las problemáticas sociales y económicas o para planificar leyes para garantizar el trabajo o el acceso a la vivienda. La pelea, otra vez, es por un cargo.

Como una canción repetida hasta el hartazgo, como el irritante timbre del despertador que suena una y otra vez, nuevamente los argumentos leguleyos, las chicanas normativas, las retorcidas fundamentaciones legales llenan los espacios de los programas de radio, las páginas de los diarios y ocupan miles de bytes en páginas web.

La guerra dialéctica entre peronistas es tan encarnizada como si fuese que se pelean por la solución definitiva de los problemas de los correntinos que todos los días van a revolver las bolsas en el basural municipal para poder comer.

Por un lado, Rubén Bassi -quien habría sido visto sacado de "las clinas" a su pareja de un pub céntrico- se arroga el derecho a la banca, escudándose en el reglamento de la Cámara de Senadores.

En tanto, Patricia Rindel, una militante de base que ha llegado a ocupar cargos en la Municipalidad de Corrientes defiende su derecho al citar la ley de cupo femenino.

“No es personal, se trata de los derechos de la mujer, de los derechos políticos de la mujer y la representación. Esto no es político partida­rio y no se trata de diferen­cias entre líneas internas”, dijo Rindel en declaraciones radiales.

Rindel aclaró que su plan­teo parte de su condición de “profesional del Derecho, militante de la paridad e igualdad de género y con el apoyo del colectivo de muje­res del PJ”.

La también ex presidenta de la Junta Electoral del PJ, señaló que si Bassi asume la banca que dejará Sand, “lo que se estaría violando aquí es el cupo femenino de re­presentación en la Cámara”. Explicó que Bassi, ex sena­dor, debe ingresar al Senado provincial por “el corrimien­to normativo electoral, pero en la conformación numéri­ca de la Cámara quedarían solo cuatro mujeres y no se cumple con el tercio del cupo”, explicó.

Rindel mencionó varios casos que fallaron a favor de la mujer, como en Santa Fe, y afirmó: “Es lo que deman­da el artículo 37 de la Consti­tución Nacional”.

Por otra parte, uno de los que opinó del caso fue el abogado constitucionalista y profesor de Derecho Constitucional, Mario Midón. "A mi juicio es una cuestión que está expresamente regulada en la legislación local. El decreto 1332 del año 2003, establece que cuando se produjera una vacante por cualquier motivo debe ser reemplazada por la persona del mismo género", dijo el jurista.

Igualmente será la Cámara de Senadores la que deberá analizar el caso en las próximas semanas.

En el PJ el hecho también dividió aguas, así las representantes de la rama femenina se expresaron claramente en defensa de Rindel; aunque uno de los apoderados del PJ, Felix Pacayut lo hizo en favor de Bassi, lo que fue leído como un acto de correspondencia machista.

Institucionalmente hubo silencio en el PJ. El interventor, Julio Sotelo no se animó a referirse a la cuestión. Es que está visto que su rol de "normalizador" conciliador va camino al fracaso.

Pese a sus sanas intenciones, su diligencia y su intencionalidad de fortalecer el partido en base al consenso, las circunstancias lo superan.

Tampoco hace esfuerzos para hacer valer su autoridad para mediar en la situación. Lo mismo ocurre en otros temas en los que "esquiva el bulto" y le cede la decisión al grupo de aventajados que desde hace décadas están enquistados en los cargos partidarios.

Así la situación, el triunfo obtenido en Corrientes se convirtió en un tema que sólo hace relucir "la hilacha" ante la dirigencia partidaria nacional, justo en momentos en que se definen roles en el futuro Gobierno nacional y ya se analizan posibles candidaturas para 2021, cuando los correntinos deban elegir gobernador.

El desmadre actual no hace merecedor de tal honor -por ahora- a ningún dirigente peronista, más allá de las exitosas gestiones que tienen algunos intendentes como Martín Ascúa, Raúl Hadad y José Sanánez.

Esto llevaría a que la cúpula nacional busque nuevos interlocutores. Uno de los que suena como posible "delegado" del Gobierno, no es el camporista José Aragón, uno los becados del Estado, sino Gustavo Canteros, actual vicegobernador.

El ex docente  tiene muchas posibilidades de convertirse, después del 10 de diciembre, en el "enlace" entre la Nación y la provincia, ya que tiene cierto trato personal con Alberto Fernández desde hace más de diez años.

Esto es porque desde el 2005 Gustavo Canteros se ganó la simpatía de Fernández durante su gestión sindical. La cercanía es tal que el ahora presidente de la Nación había apoyado sus intenciones de ser candidato a gobernador en aquella elección en la que, finalmente, fue electo Arturo Colombi como jefe del Gobierno provincial.

El ex sindicalista se había mostrado en sus inicios  en la política como un simpatizante de las ideas peronistas y en su rol de secretario General de la Asociación de Maestros de la Educación Técnica, trabó vínculos con los sindicatos a nivel nacional.  

Así conoció al otrora ministro de Néstor Kicnher, hoy electo presidente. Sin embargo, demostró que su verdadera habilidad es la traición, al incumplir la promesa de bregar por buenos sueldos para los docentes y al darle la espalda a Ricardo Colombi, a quien acompañó en la gestión.

Pero, para la cúpula sería más confiable un aliado de afuera y moldeable a un oportunista propio que no escatima en golpear a sus pares por un cargo.

Los hechos demuestran que, a diferencia de otros, hasta Canteros podría defender con más compromisos los proyectos de Fernández. No demuestran lo mismo los "dirigentes" peronistas ya que están dispuestos a poner los intereses de la Provincia y de la Nación por sobre los propios. O, lo que es lo mismo, tienen pocas intenciones de comprometerse en la búsqueda de soluciones a la calamitosa situación económica, de salud, habitacional y educacional de sus coterráneos.

Lo que les interesa, son los cargos. Y el escándalo de ésta semana -surgido por una banca- es más que una evidencia.

Lectores: 590

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: