NOVA Deportes
Disciplinas

Cuando el tenis se tiñe de blanco

Las normas están para cumplirse, y en Wimbledon, al igual que en los casinos, se exige una vestimenta adecuada al lugar donde estás.

Como todos los veranos, cuando llega el mes de junio, comienza el torneo de Wimbledon, que además de ser uno de los torneos sobre hierba más importantes y con más tradición, es el título más codiciado. En sus gradas siempre hay mucho famoso, modelos, aristócratas, e incluso han asistido en alguna ocasión miembros de la familia real británica. Y, si hay algo que caracteriza este torneo, es la vestimenta, que se rige por una sola regla, vestir de blanco. Y, sin matices, blanco inmaculado. Los accesorios también deben serlo, e incluso, se exige que si la ropa interior se va a ver, sea también del mismo tono de blanco, nuclear. ¿Pero, de donde viene esta regla?

Las normas están para cumplirse, y en Wimbledon, al igual que en los casinos, se exige una vestimenta adecuada al lugar donde estás. En los casinos por ejemplo se ha de vestir de americana y camisa, uno de los factores en los que los nuevos casinos online, como el Casino online JackPotCity, que nos permite disfrutar del ocio, la emoción y la diversión habitual de los casinos presenciales pero sin tener que salir de nuestra casa ¡Espectáculo en estado puro al nivel de Wimbledon!

Cuando se empezó a celebrar este torneo, se dieron cuenta de que los participantes sudaban mucho, algo que no era especialmente decoroso en aquella época, hablamos de finales de 1800. Como el sudor era menos visible sobre la ropa blanca, es por lo que se decidió la vestimenta obligatoria, pantalón largo y camisa blanca para los hombres y vestido largo y sombrero para las mujeres. Aunque se pactó para ambos, realmente, esta regla se creó casi pensando específicamente en las mujeres, era impensable que una mujer fuera vista sudando.

Esto, que también sucedió en otros torneos, se fue modificando con el tiempo, y hace ya muchos años que las reglas son más permisivas, salvo en Wimbledon, que permanecen inmutables. Los pocos detalles de color, como una raya en un cuello, o en una muñequera, tienen que ser de una medida exacta.

Pero, no solo en esto es peculiar el torneo, tiene además otras características que lo hacen único y seguramente inimitable como lo son los casinos online para los aficionados de las tragamonedas o la Coca-Cola para los millones de aficionados a esta bebida. Wimbledon es sinónimo de tenis y espectáculo, los mejores deportistas del momento se reúnen en Londres y la hierba tiñe de blanco este deporte.

El club donde se celebra, el All England Lawn Tennis Club, solo tiene 375 socios, además de 100 temporales que se renuevan todos los años. El ser ganador del torneo te da derecho a ser socio del mismo, y visto lo visto, parece la forma más sencilla para conseguirlo…

El torneo se juega siempre en las mismas fechas, empieza exactamente, seis semanas antes del primer lunes de agosto, termina quince días después, y el primero en pisar la hierba de sus pistas es el vigente campeón.

El club, tiene 50 pistas, aunque en el torneo solo se utilizan 19, y la pista número 13, por superstición, no existe. Además, abre todos los días a las 10.30 horas en punto, y a esa hora se juega el primer partido, ni un minuto antes ni uno después. De hecho, ya se ha producido la descalificación de algún jugador por llegar tarde.

Otra tradición, es que se descansa el primer domingo del torneo, sólo en tres ocasiones se ha jugado ese día, y fue porque se jugaron partidos que se habían suspendido por la lluvia los días anteriores.

Como otras curiosidades destacables observamos que, durante el torneo, se comen fresas con nata, es el plato tradicional. También, como en otros torneos, en Wimbledon utilizan halcones para que ningún pájaro se cuele en las competiciones, principalmente palomas por lo que este animal se ha convertido también en un símbolo del gran torneo inglés.

Y, por último, algo que ocasiona colas gigantescas. La organización no vende nada más que las entradas del día, y una por persona, lo que hace que se formen colas kilométricas, eso sí, con mucho orden, como todo lo que pasa en el torneo.

Lectores: 1153

Envianos tu comentario