Panorama Político Correntino
El escenario

El transporte en crisis: se frustraron las negociaciones y la ciudad sigue sin colectivos

Malestar de los usuarios por falta de transporte urbano e interurbano en la ciudad de Corrientes. (Dibujo: NOVA)

Pese a que la Provincia anunció ayer la ilegalidad de la medida de fuerza, el paro de transporte urbano de pasajeros se llevó adelante ayer en Corrientes tal como estaba estipulado y continua durante todo el fin de semana.

Las líneas de corta y media distancia se encuentran sin servicio, con excepción de las pertenecientes a la empresa Miramar (101 y 110) de la capital, que volvieron a circular ayer al mediodía tras asistir a la reunión conciliatoria, a la que la UTA desoyó y continuo de manera ilegal con la medida de fuerza, que deja de a pie a miles de correntinos durante este fin de semana.

Sin un acuerdo con la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) en la jornada de ayer, la medida continuará por tiempo indeterminado. Este lunes se volverán a reunir para intentar destrabar el conflicto

Si bien hubo un intento de la empresa ERSA por acatar la disposición del Gobierno de la Provincia, la UTA impidió que circulen las líneas. En esa situación, ayer por la tarde se convocó a una mesa de diálogo entre choferes y empresarios que no terminó en un acuerdo y el conflicto continuo.

"Nos llamaron para hacer un ofrecimiento. Hemos reiterado nuestro reclamo, pero lo único que nos propusieron fue 60 mil pesos. Nos pareció prácticamente una falta de respeto y la decisión casi unánime de los choferes fue que no podemos aceptar esa suma", dijo el secretario general de la UTA Corrientes, José Luis Sabao.

En este contexto, el gremialista dijo que "continuaremos con la medida de fuerza, reclamando la escala salarial que venimos pidiendo", aclaró. El lunes se realizará una nueva reunión entre las partes en la que se buscará destrabar un conflicto que lleva ya varias semanas y sucesivos paros en el servicio.

El conflicto se da a raíz del reclamo salarial de los choferes por un aumento del 83,6 por ciento sobre un salario básico de 537 mil (sin contar viáticos) durante el período de enero a marzo, muy similar a lo logrado por los choferes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Terminó el goteo estatal

El Gobierno tanto provincial como municipal cerró el goteo de fondos a las empresas del transporte local, ya que no habrá más aporte de subsidios del que ya recibieron.

La semana pasada el Concejo Deliberante de la ciudad aprobó la emergencia vial y en el transporte público de pasajeros en la capital. El intendente Eduardo Tassano se refirió al respecto y dijo: “llegamos al límite”.

“No vamos a hipotecar el municipio por esta situación”. Además recalcó que “es un servicio esencial, muy importante, pero está en crisis casi terminal”, ya que las tres empresas iniciaron el Procedimiento Preventivo de Crisis y se declaró la emergencia para el sistema en la ciudad.

Asimismo recordó que: “Hace un tiempo estamos haciendo esfuerzos para mantener el sistema, con aportes del Municipio y la Provincia”, recordó el mandatario municipal. Del mismo modo, expuso “la discriminación entre AMBA y el interior, quitando subsidios”, pero “también la discriminación entre la Capital y el interior provincial”, aludiendo a la diferencia de sueldos entre choferes, que, afirman, la UTA no estaría reclamando.

El intendente reiteró que el Municipio dio “un aumento del boleto en un momento difícil, que era el más caro del país”, resaltando que “hoy estamos en el puesto 24, lo que quiere decir que todos los distritos tomaron medidas”. “Ya hacemos un aporte importante, no podemos poner más para sostener un sistema que está en situación terminal, casi colapsado”, reiteró.

Por su parte, el gobernador Gustavo Valdés dijo “se trata de un paro de los trabajadores contra la patronal. Estamos mirando con atención, hemos pedido que se dicte la conciliación obligatoria para que se sienten a trabajar y a conversar entre las partes para que no sufra el usuario que es el que paga”.

“Que tengan consideración respecto del usuario que es el que paga el servicio”, insistió el primer mandatario. “Nosotros aportamos lo nuestro que es tratar de sentar a ambas partes para que tengan un acuerdo razonable”, agregó.

Ataque a las unidades de Miramar

En este contexto, anoche los choferes de la empresa de transporte Miramar de las líneas 110 y 101 denunciaron que atacaron los colectivos con perdigones y cascotes, destrozando las ventanillas. Cabe señalar que son las únicas dos líneas que ayer levantaron la medida y comenzar a circular por la ciudad. Lo que incomodo al arco gremial de la UTA.

Choferes dijeron que “atacaron con perdigones y cascotes a los colectivos de la línea Miramar en zona del barrio Independencia y Mil Viviendas. También una mujer fue herida en la cabeza por un perdigón de acero en la cabeza en la zona del barrio Santa Catalina”.

El propietario de la empresa Transporte Miramar, Roberto Báez, confirmó que los trabajadores decidieron levantar el paro convocado por UTA Corrientes y alertó “responsabilizo a Sabao por la integridad física y seguridad de los choferes y de los coches”.

“A través de los medios Sabao, reconoció que los trabajadores son libres de poder tomar una decisión si adherirse a la medida de fuerza o de trabajar, entonces yo responsabilizo personalmente por esas palabras porque el personal decidió salir a trabajar y lo responsabilizo por amenazas recibidas por las unidades”, afirmó.

Además agregó “un dirigente que tiene intenciones de arreglar no se maneja amedrentando a los trabajadores, ni a una empresa que toma la decisión de salir de trabajar en beneficio principalmente de nuestro usuarios porque nosotros vivimos de ellos”.

La empresa Ersa y San Lorenzo llevan adelante un paro de colectivos desde ayer en reclamo por aumento salarial. Sin embargo la línea Turismo Miramar no adhiere a la medida de fuerza.

Lectores: 191

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: