Panorama Político Correntino
Nuevo camino

La autovía de la ruta 12: el reflejo de la desidia política nacional en la Provincia

El gobernador Gustavo Valdés criticó duramente a la inacción por parte del gobierno nacional ante el “abandono” de las obras de la autovía. (Dibujo: NOVA)

En uno de los accesos más importantes a la ciudad de Corrientes desde hace siete meses se refleja la desidia más importante de los últimos tiempos en materia de política nacional: la obra de la autovía de la Ruta 12, denominada "Travesía Urbana Ciudad de Corrientes".

Una obra que inició en abril de 2018, que comprende un recorrido de aproximadamente 13 kilómetros, desde el control policial en cercanías del Riachuelo hasta el acceso a la localidad de Santa Ana. Pero la obra se paralizó desde noviembre del año pasado, dicen que se debe a la crisis económica y sanitaria que afectó al país, pero en cinco años se lleva terminado casi el 50 por ciento, y el proyecto de finalización de la obra tenía un plazo de tres años.

"Hay mucha bronca, la autovía está abandonada", volvió a fustigar el gobernador Gustavo Valdes contra el Gobierno nacional, ante la paralización de los trabajos en los últimos 7 meses y la incertidumbre de cuándo se retomarán las obras en el lugar.

Es así que el gobernador Gustavo Valdés volvió a criticar la paralización de las obras de la autovía de la ruta 12, que se encuentran paralizadas desde fines del año pasado. A pesar de la promesa de que los trabajos se retomarían en abril, lo cierto es que aún no hubo novedades al respecto.

En el mismo sentido, el mandatario provincial agregó que "es una obra muy importante y es una vergüenza lo que está haciendo el Gobierno nacional". En noviembre del año pasado se paralizaron las obras, según la versión oficial, por errores del proyecto y problemas presupuestarios.

Desde Vialidad Nacional dicen que la paralización de las obras se debe, en parte, a la crisis económica que envuelve a la Argentina. El Gobierno central mermó el envío de fondos para la empresa contratista (JCR) y consecuentemente la obra se fue apagando. Hoy duerme en la incertidumbre de no tener destino. Y lo que en la actualidad implica un serio riesgo para la población por la inseguridad vial producto del desorden y el descontrol imperante en esa parte de la Ciudad Capital.

En medio de esta situación surgen muchos interrogantes, entre ellos si la paralización de las obras ¿Es por la crisis económica? O ¿es por una cuestión política? Todo puede ser, pero hay razones para suponer que el factor político es determinante, más aún en estos tiempos electorales. Sin ir tan lejos, a modo de ejemplo el año pasado, en 2022, en el Gran Resistencia, Chaco se retomó la construcción de una autovía, Travesía Urbana de la Ruta 11, que ya está terminada e inaugurada. El presidente Alberto Fernández estuvo en la otra orilla para el corte de cintas hace poco más de un mes.

Un dato a tener en cuenta es que la obra del lado chaqueño comenzó dos años después que la obra de la Autovía Ruta 12 en Corrientes, también atravesó la misma crisis sanitaria y económica, sin embargo, se pudo terminar y ya está en funcionamiento: ¿por qué en el Chaco se pudo avanzar y en Corrientes la obra sigue parada?

Empero más allá de la inacción política, ahora peligra la integridad de miles de personas transitan a diario por ese corredor, el que por estos meses se podría decir que es el laberinto del peligro que refleja la desidia oficial, con caminos bloqueados, puentes sin terminar, rotondas angostas, montañas de tierra, sin señalización y ni nada de iluminación.

Cabe recordar que la obra de la Autovía ruta 12 comenzó en la gestión del entonces presidente Mauricio Macri (PRO), la gestión del actual presidente Alberto Fernández le dio continuidad durante los últimos cuatro años, pero hace 7 meses el obrador se paralizó. La incertidumbre de cuándo retoman los trabajos en el lugar sigue vigente, pero la pregunta del millón de correntinos es si en este año electoral ¿el gobierno nacional del Frente de Todos dará por finalizada la obra?

Una pregunta que aún no tiene respuestas. Mientras tanto la obra sigue abandonada y ni el gobierno nacional, provincial, ni municipal se ocupa de un problema latente que pone en riesgo la integridad de los correntinos y miles de personas que transitan por el lugar.

Lectores: 577

Envianos tu comentario