Panorama Político Correntino
Panorama Político

Negocios del poder: cuando el dinero puede más que el sentido común

Eduardo Tassano, intendente de la ciudad de Corrientes. (Dibujo: NOVA)

El intendente de la ciudad de Corrientes, Eduardo Tassano, se valió de un vericueto interpretativo y dio luz verde al funcionamiento de negocios y de un shopping en plena pandemia de Coronavirus.

Por medio de un decreto, el gobernador Gustavo Valdés autorizó la apertura de algunas actividades laborales, como peluquerías, estudios jurídicos, servicios de medicina y comercios minoristas "a modo de prueba" y con el fin de morigerar el impacto económico que genera la parálisis por la cuarentena obligatoria.

“Estamos en un 50 por ciento de actividad normal en la ciudad y estamos tomando medidas de prueba como en peluquerías, cuidado de niños y personal doméstico”, aseguró Valdés, pero advirtió: “No autorizamos las salidas recreativas porque consideramos que tenemos que hacer los movimientos mínimos”.

Pero, en la ciudad de Corrientes, el intendente Eduardo Tassano habilitó la actividad en un paseo comercial que, como su nombre lo indica, es un lugar recreativo y cuyo funcionamiento está expresamente prohibido por el gobierno nacional.

La decisión del intendente es llamativa porque es médico, pero actúa contra los consejos dados por los expertos de la Organización Mundial de la Salud y del Ministerio de Salud de la Nación. Además, su determinación genera suspicacias. El centro comercial habilitado pertenece al grupo Goitia, firma propietaria de una cadena de casinos que ya fue beneficiada por Tassano para construir otro shopping en un terreno donde existe una playa pública y donde está prohibida la explotación comercial.

Lo que se sospecha es que ese grupo empresario habría contribuido con dinero para la campaña del intendente quien, además, tendría vínculos comerciales con la firma. En la disposición el intendente también habilitó el trabajo de las galerías comerciales y negocios del microcentro, lo que generó, en los hechos, vía libre para romper la cuarentena a los clientes.

La apertura del shopping -el único en la provincia- generó una polémica que tuvo trascendencia nacional. Hasta en los medios de la Ciudad de Buenos Aires tomaron nota del hecho que fue considerado como un desafío directo a la autoridad presidencial y, por tanto, lo establecido por el intendente fue observado desde la Casa Rosada.

Respecto a esto, el profesional de la salud y directivo de un club de básquet, señaló que "la decisión no choca contra el Decreto Nacional porque no se abre el shopping como tal. Solo se permiten los comercios minoristas. No estarán habilitados el patio de comidas, o los juegos para chicos ni el cine”.

Lo que no tuvo en cuenta el "doctor" es que la medida restrictiva a nivel nacional habilita sólo los lugares donde se comercializan bienes esenciales y que en el paseo de compras se comercializan exclusivamente mercaderías que no son fundamentales para la subsistencia.

Esto está explicado específicamente en el Decreto de Necesidad y Urgencia del Gobierno Nacional 408/2020, en el que, en el artículo 4 indica que no podrán incluirse como excepción en los términos del decreto las siguientes actividades: centros comerciales, cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios, clubes y cualquier espacio público o privado que implique la concurrencia de personas.

En otros términos, el "médico" desobedeció una normativa sanitaria en plena pandemia de coronavirus, poniendo así en riesgo a la población, hecho que podría constituir un delito en los términos de los artículos 202 a 208 del Código Penal. Esto si existiesen jueces provinciales probos, honestos e independientes, o bien, si el fiscal federal de la jurisdicción y el juez federal en turno no estuviesen entretenidos en unas vacaciones caseras.

La Justicia entonces, actúa sólo contra motoqueros desprevenidos o trabajadores sin papeles que salen a las calles con la esperanza de "parar la olla" y son detenidos.

Contradicciones de la pandemia

Durante la semana en que se habilitó la actividad comercial en la Capital correntina se generaron varios inconvenientes que incluyó también la actividad de los efectivos policiales quienes tenían la orden de detener a todo aquel que no cumpliera la cuarentena obligatoria.

Pero, habilitados los comercios, los policías carecían de fundamentos para detener a personas por "incumplir la cuarentena". La situación generó un desmadre. Desde el lunes 27 de abril, el microcentro estuvo abarrotado de personas de todas las edades y hasta se vio gran número de ancianos sin barbijo deambulando por la zona.

Esto, pese a que en Corrientes existen cada vez más casos de coronavirus y que actualmente hay focos de contagio en el Servicio Penitenciario y en los centros de salud. Los hechos pusieron en evidencia la irresponsabilidad del intendente. Y fue así que el gobernador decidió suspender nuevamente la actividad comercial, ero solamente un día: el sábado 2 de mayo. Es que este viernes es feriado y por lo tanto tampoco habrá actividad.

Consideró el mandatario provincial que suspendida la actividad comercial, el fin de semana largo será quieto. Pero, trascendió, que el domingo volvería a prohibir la apertura de negocios. Esto, sin dudas, anularía la disposición de Tassano en un hecho que dejaría en evidencia el enfrenamiento existente entre el Municipio capitalino y la Provincia.

Situación sanitaria preocupante

La Unidad Penitenciaria 1 ya es en evidencia un foco de contagios de coronavirus, pero el gobierno se niega a aceptar ese hecho. Además de siete efectivos del Servicio Penitenciario, ya fueron contaminados dos familiares, lo que abre la sospecha de que actualmente existe circulación del virus en la provincia.

La situación es evidente, pero par Gustavo Valdés, “no existe el virus en el interior de la provincia de Corrientes”, según dijo en una radio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Lo que evitó decir el mandatario es que en las localidades de San Cosme y San Luis del Palmar ya hay casos confirmados y que en la ciudad de Monte Caseros un hombre habría contraído la enfermedad y tuvo contactos con al menos 30 personas.

El silencio oficial tal vez busca evitar el pánico, pero al tiempo no deja ver la crítica situación de la que deben tomar conciencia los ciudadanos. Acertadas o no, las decisiones del Gobierno son tomadas en soledad, ausente de toda consideración de la oposición, desprovisto de propuestas y hasta de críticas.

Los dirigentes del Partido Justicialista -quienes no pueden resolver ni su propio entuerto institucional- explicaron que el silencio o la ausencia en esta crisis apunta a evitar conflictos. "No es tiempo de chicanas políticas", se limitan a expresar.

Lectores: 443

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: