Panorama Político Correntino
¡De no creer!

Otra vez fuego y cenizas cubren los campos correntinos con un verano agorero por la sequía

La primera semana del nuevo año cerró con 20 focos activos en distintos puntos de la provincia. (Dibujo: NOVA)

La provincia de Corrientes vuelve a estar en emergencia a causa de la sequía y los incendios forestales que ponen en jaque a todo el territorio provincial. El último informe del Comando Operativo de Emergencias (COE) consignó que hasta este viernes había 20 focos de incendios activos en toda la geografía correntina, pero todos están bajo control.

Sin embargo, el panorama es poco alentador para los días y meses venideros. Sucede que, a un año del desastre ambiental a causa de los incendios en la provincia, la situación es similar y organismos provinciales advierten que ahora puede ser aún peor que la anterior.

En este contexto, esta semana se dio a conocer un informe para el cual trabajaron diversos organismos científicos y del sector productivo de la provincia, en donde evalúan el impacto de la mortandad de pinos forestados a causa de la sequía y los incendios.

Entre los datos importantes que arrojó ese texto, consigna que la superficie plantada de pinos afectada por la sequía es más o menos un tercio de todo lo plantado. Así como también advierten que no todas las zonas de la provincia son aptas para plantar pinos por eso no sobreviven. Por otra parte señalan que hay unas semillas híbridas de pino que aguantan más el calor y la sequía y recomiendan a los productores que utilicen esas.

En este contexto, la Secretaría de Desarrollo Foresto Industrial, del Ministerio de Producción de Corrientes coordina distintas estrategias con diversos organismos científicos y del sector productivo de la provincia, con el fin de abordar la problemática asociada con la aparición de focos de mortalidad de árboles y rodales de pinos en Corrientes. Ya que según consignan, en 2021 y 2022 se agravó de manera considerable producto de la sequía, por lo cual se brindaron recomendaciones a los productores forestales.

El evento extraordinario de sequía que abarcó el noreste de Argentina pero que se focalizó en la provincia de Corrientes, tuvo un impacto negativo importante sobre las plantaciones forestales que generaron preocupación en productores y autoridades provinciales, quienes en conjunto, solicitaron a las instituciones de investigaciones técnicas vinculadas a éste ámbito productivo un estudio detallado que permitiera identificar las causas, determinar el alcance y cuantificar pérdidas por este fenómeno.

A pesar de la magnitud extraordinaria del evento climático, la superficie de plantaciones de pinos afectada alcanzó las 10.543 hectáreas y se pudo constatar que en su mayor parte fueron plantaciones en sitios de menor aptitud para el cultivo. Estos conocimientos son fundamentales para que empresas y productores replanteen sus plantaciones adaptando las mismas ante la alta probabilidad de nuevos eventos similares.

La provincia de Corrientes está atravesando aún hoy un período de sequía muy prolongado, de casi 3 años, que por su magnitud y duración y debido a que durante el verano 2021-2022 se asoció con una intensa ola de calor, se transformó en un evento extraordinario que afectó a todos los ecosistemas de la región.

Así, este evento causó no sólo la desecación de una enorme superficie que afectó la flora y fauna natural, siendo principal factor causante de incendios rurales, sino que también se observó un impacto sobre casi todas las actividades agropecuarias, afectando varios cultivos, tanto anuales como perennes, inclusive a las plantaciones forestales.

En esta línea, es de consignar que el último fin de semana se registraron más de 5 focos ígneos en diferentes puntos de la provincia. El último domingo el fuego atacó a las localidades de Alvear y La Cruz, mientras que el sábado ocurrió en Goya y Esquina. Viviendas y forestaciones corrieron peligro. El primer día del año, los focos se registraron en las localidades Alvear y La Cruz, según informaron desde Defensa Civil.

Sin embargo, la primera semana del nuevo año cerró ayer con 20 focos activos en distintos puntos de la provincia. En ese sentido, el subdirector de Defensa Civil de Corrientes, Bruno Lovinson, explicó el cuadro de situación que se registra este viernes en relación los incendios diciendo: "Tenemos alrededor de 20 focos distribuidos en la provincia (en la zona Sur y Centro de la provincia) aunque todos se encuentran controlados". "Algunos focos se encuentran activos centrados en la zona de esteros y bañados que no pueden ser controlados", especificó.

El funcionario provincial remarcó que “actualmente la situación se encuentra controlada" pese al complejo panorama de las altas temperaturas, la intensa sequía y la falta de precipitaciones.

"Consideramos que esto no mejorará hasta la llegada del otoño", expresó. Asimismo, volvió a insistir en la prohibición de provocar quemas y comentó que en los casos que sean necesarios y no se cumpla con la etapa de prevención se procederá a la implementación de las medidas correctivas en lo que hace al Código Contravencional "para que no tengamos que lamentar nuevamente la situación que se vivió el año pasado".

Ante esta situación la semana pasada, el Gobierno provincial prorrogó el Estado de Emergencia y/o desastre agropecuario por seis meses en toda la provincia. La disposición rige desde el 01 de enero de 2023 por el plazo de 180 días, hasta julio del 2023. Los productores continuarán con la prórroga de vencimientos de impuestos y créditos provinciales y asistencias dispuestas por el Ministerio de Producción.

En este contexto, también el último jueves el gobierno nacional prorrogó la declaración de la emergencia ígnea en todo el país hasta el 13 de enero de 2024, de acuerdo al Decreto 2/2023 publicado ese mismo día en el Boletín Oficial.

Lectores: 123

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: