Panorama Político Correntino
Búsqueda

Otro chaqueño pretende unificar un PJ atomizado

La nueva autoridad nombró Sebastián Benítez Molas, oriundo del Chaco y cercano al gobernador Jorge Milton Capitanich para intentar unir los distintos sectores del PJ correntino. (Dibujo: NOVA)

Alberto Fernández asumió como presidente del Partido Justicialista a nivel nacional y con esto el perfil del grupo político cambia, ya que quedarían relegados así los sectores más férreamente allegados al kirchnerismo.

La nueva autoridad nombró Sebastián Benítez Molas, oriundo del Chaco y cercano al gobernador Jorge Milton Capitanich para intentar unir los distintos sectores del PJ correntino.

La misión antes estaba en mano de Julio Sotelo quien fracasó rotundamente y, por lo contrario, profundizó la ruptura y la atomización, por otorgar poder a los funcionarios ya enquistados en cargos públicos y en el manejo de la institución.

La renuncia de Sotelo dio lugar a un cambio generacional ya que Benítez Molas es un funcionario joven que trabaja en el equipo del jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero.

El nombramiento se confirmó durante la semana del 15 de abril y así develó la incógnita de nombres que tenía como posible interventor a Aníbal Fernández, un histórico del kirchnerismo, dirigente con peso propio y lengua afilada.

Este último había dicho que “no iría a Corrientes a perder” las elecciones a gobernador que se deben realizar este año. Los hechos hablan por sí mismo, no aceptó intervenir el PJ y en su lugar llegó otro, desconocido en el ámbito político regional, pero con mucho peso por su llegada a la Casa de Gobierno.

En los hechos es representante de Capitanich, como su antecesor, pero con otra impronta, y por tanto, con cierta libertad a cuestionar a los viejos popes que pretenden continuar con la administración partidaria que tiene el peso de no tener en claro los números contables desde al menos una décadas desde este año.

Este chico era el secretario de Cultura de la Municipalidad de Resistencia y el afortunado de “manejar” una “caja chica” de 3 millones de pesos mensuales para “repartir” entre los medios de comunicación que él considera “no tienen peso”.

Pero le pegó de refilón el escándalo de la investigación por la “Causa Lavado II” en la que se investigó el manejo del dinero de la pauta oficial en la Municipalidad de Chaco. A su hermano, el escándalo lo llevó puesto, pero él sorteó los obstáculos y para limpiar su imagen fue sacado de la provincia.

La designación como interventor es una forma de “arrimar el bochín” a Resistencia, ciudad que aspira gobernar con el aval de “Coqui” Capitanich.

En Corrientes nadie objetó la designación. Pocos hablaron del tema y uno de ellos es José Sanánez, intendente de Santa Lucía, una de las voces disonantes del PJ.

“Si voy a estar esperando que un interventor venga a solucionar los problemas, me quedo como un no vidente que no puede cruzar la calle. Si el interventor nos encuentra con una propuesta superadora, las cosas irán bien”, sostuvo.

Con pensamiento propio, un discurso duro y bien definido, el jefe comunal de la cuenca hortícola provincial sostuvo que “en 2019 denunciamos que no nos gustaba la metodología con la que se manejaba el Partido y nos fuimos solo y sacamos 48.500 votos”.

Aclaró que 200.000 votos fueron del PJ, pero dispersos y en este sentido sostuvo que “ahora el PJ está trabajando más unido que nunca, pero nos falta que la dirigencia de la Capital se sume. El otro problema está en Santo Tomé donde Garay y Girauld tienen un problema estructural y esto no permite avanzar”.

“Estamos casi todos los intendentes y Marcos Bassi está armando un lindo grupo en Goya. Yo estoy trabajando para unificar el PJ porque hay que poner, ante este gobierno, un proyecto superador”.

El intendente dijo que “queda poco tiempo para designar un candidato”, pero que en ese marco, los intendentes trabajan en forma aunada para que el PJ se presente unido en las votaciones gubernamentales.

Lectores: 134

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: