Judiciales y Policiales
Investigación

Corrupción en la Policía Federal: denuncian desvío de fondos y cobro de coimas

Un ex Comisario de la Federal de Corrientes es juzgado actualmente por proteger a narcos.

Un oficial que estuvo involucrado por casos de corrupción en Buenos Aires está a cargo de la Unidad Operacional en Corrientes y comenzó a poner en marcha prácticas corruptas por las que fue investigado en la Ciudad Autónoma.

Los hechos de ilegalidad ocurren desde hace años, pero en el último año recrudecieron luego que un grupo de detenidos denunció extorsiones y cobro de coimas; mientras que los numerarios de la fuerza aseguran que existen casos de peculado.

La situación ocurre en la División Unidad Operativa Federal de Corrientes de la Policía Federal que se halla a cargo de Diego Martín Roviello, quien asumió el cargo en enero pasado.

Desde que llegó a la ciudad “comenzó a realizar cambios dentro de la estructura de la dependencia” con el fin de ejecutar prácticas corruptas similares a las que son investigadas en comisarías en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Para tal fin contaría con la connivencia de un superior, el comisario inspector Fausto Núñez, ex jefe de la División Sustracción Automotor.

Este último estuvo involucrado en los hechos por los que el 29 de junio de 2020 sus subordinados fueron detenidos por extorsión y otros delitos conexos.

En ese entonces, el jefe de la División Sustracción de Automotores de la Policía Federal Argentina (PFA), comisario Damián Merchan, subordinado de Núñez, fue detenido en Avellaneda, acusado de extorsión. En su poder tenía 2900 dólares y 40.000 pesos que, se sospecha, habría obtenido por presionar de forma espuria al dueño de un desarmadero de autos de la zona sur del conurbano.

En esa oportunidad, Merchan y su chofer, el sargento 1° Gustavo Catania, que también cumple funciones en Sustracción de Automotores de la PFA, fueron detenidos por personal de la policía bonaerense en plena vía pública, en Cabildo y Aráoz.

Luego de este escándalo, Roviello fue trasladado y destinado a Corrientes. Como jefe de la Unidad exigió a los detenidos a su cargo “el pago de la estadía”, una especie de alquiler de celda, a cambio de evitar sus traslados a cárceles de otras provincias.

Uno de los extorsionados fue Luis Alberto Barbín, un ciudadano oriundo de la Ciudad de Corrientes Capital, el cual fue capturado por disposición del Juzgado Federal de Santiago del Estero.

Pese a estar encausado en otra provincia, este sigue en Corrientes pero a cambio tuvo que comprar los elementos para construir un quincho con parrilla en el patio trasero de la Unidad Operacional de la avenida Costanera de Corrientes.

Esto no es casual, porque el jefe de la dependencia de la PFA tenía el dato que el detenido es dueño de una ferretería y un corralón.

Otros presos, en tanto, habrían comprado un freezer que existe en el mismo lugar y otros, por medio de sus influencias, consigue que se los provea de pescados que son cocinados los fines de semana en ese lugar.

Estos hechos se suman a otros, que serían investigados por la Fiscalía Federal de Corrientes.

Lectores: 3068

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: